(11) La Purificación.

Bajo la luz de mi flexo

Estoy atónito y me sorprendo emocionado por lo que acabo de escuchar de sus labios. Sin darme cuenta una lagrima se forma por mi ojo derecho delatando mi entusiasmo y ella estira su mano para deslizar su pulgar por mi mejilla limpiando esa emoción de mi rostro. Por primera vez me doy cuenta de la calidez de sus manos y de la suave textura de su piel.

Tomo su mano en la mía y la beso con ternura dejando mis labios sobre la piel de sus dedos unos instantes sintiendo en mi su agradable calor. La chica sonríe percibiendo plenamente la emoción que ha despertado en mi y entonces me doy cuenta y comprendo que sin apenas utilizar las palabras he conseguido conectar con ella.

Ella tira de mi mano hacia sus labios y la besa devolviéndome esa ternura y luego la coloca sobre su mejilla. Sus labios se estremecen…

Ver la entrada original 328 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s