Wireless VI

Patricia estaba paseando después de una deliciosa comida. Eligió una avenida larga bordeada de moreras, que a esas horas de la tarde proyectaban deliciosas combinaciones de sombras e hilos de luz sobre el jardín que recorría la vía en toda su extensión como una enorme columna vertebral de flores, bancos y arbustos, y donde transeúntes de todas las edades disfrutaban de aquel maravilloso bienestar lleno de vida y colores primaverales.

Le gustaba recorrer tranquilamente aquel lugar sin tener que pensar en nada más que en el deleite que le llegaba a través de los sentidos. Aquella tarde se sentía especialmente bien después de comer en su lugar preferido. Le llegaban el aroma de las flores, el trino de los pájaros, la brisa, las risas de los niños que jugaban por el parque, y todo lo procesaba dejándose llenar por todas y cada una de aquellas sensaciones maravillosas y que tanto disfrutaba.

Se dejó llevar de tal modo que sintió en su cuerpo los efectos suaves de la primavera. Se sentó en un banco y cerró los ojos permitiéndose flotar entre las sensaciones que se deslizaban por su cuerpo. Sintió la fricción suave de su sujetador sobre los pechos, que pronto florecieron dulces ante la sutil caricia de la tela. Sintió el ardor en sus mejillas encender su rostro con el candor púrpura del deseo. Sintió el finísimo vello de sus brazos erizarse con el aliento cálido de la brisa cual un amante recorriendo su piel con la caricia de sus ardientes labios. Sintió con deleite la sangre de sus sienes latir para lanzarse con fuerza a la deriva por sus venas despertando cada rincón de su cuerpo, y sintió el rocío de la excitación entre los suaves pétalos de su intima feminidad. Humedeció sus labios discretamente, y dejó salir su deseo, su feminidad y el calor que encerraba disfrutando plenamente aquella maravillosa sensación.

Un pitido largo seguido de unas vibraciones cortas la sacaron de su mágico trance. Su móvil estaba sonando en el bolso. Abrió la cremallera y metió la mano para sacarlo de su oscuridad, desbloquear la pantalla y leer aquella más que inoportuna notificación.

“Dispositivo G-Wireless con lectura de deseo positiva. Activando modo reflejo suave”

No tuvo tiempo de leer nada mas. Una embriagadora y delicada sensación recorrió toda su cintura, bajando hasta las rodillas y subiendo hasta su vientre. Patricia se movió sorprendida sobre el banco cerrando sus muslos y contrayendo sus piernas de forma refleja pensando que su imaginación y la sensación de deseo que llenaban su cuerpo le gastaban una extraña broma. Era un cosquillo electrificante que sentía a nivel de su piel, pero tan suave, tan delicado que sin darse cuenta dejó escapar un gemido que se apresuró en callar mordiéndose el labio inferior. No había nadie en la zona donde se había sentado y por suerte nadie lo escuchó.

Aferró su móvil con la mano mientras dejó que aquella maravillosa invasión de los sentidos la llenase por completo. Era como si aquel recorrido placentero respondiera a su mente estimulado delicada y maravillosamente las zonas mas sensibles de su encendido cuerpo. Patricia sintió las aureolas de sus pequeños pezones contraerse y sublevarse buscando las caricias de la tela que cubría sus pechos. Se contrajo de nuevo discretamente encerrando esta vez en ello una caricia de la cara interna de sus muslos y la ardiente necesidad de aprisionar su sexo entre la suave presión de sus delicados labios y sus fuertes piernas. Una punzada de puro placer recorrió toda su intimidad y creció por su vientre hasta llenarle la boca de un suave jadeo que a duras penas pudo contener.

¿Pero que le estaba sucediendo allí? Se escuchó pensar a si misma… Un nuevo pitido y una nueva serie de vibraciones estallaron en la mano que sujetaba su terminal. Desbloqueó la pantalla mientras la punta la lengua le recorría los labios aportando algo de humedad a una boca que se había quedado seca por la excitación.

“Dispositivo G-Wireless con lectura de flujo confirmada. Pasando a modo juego suave”

– “Uffff” fue lo único que se le escapó de la boca cuando sintió como sus braguitas se movían suavemente sobre la piel de sus nalgas, de su sexo, aumentando además la sensación eléctrica que recorría toda su feminidad hasta un punto en el que el placer se convirtió en sublime, y el mundo de su alrededor empezó a desvanecerse lentamente arrollado por el deseo, el calor, y el hambre de experimentar las más exquisitas sensaciones. Patricia se reclinó sobre el respaldo el banco y cruzó las piernas en un intento vano por mantener la compostura pero le estaba resultando extremadamente difícil contener todo lo que sentía. Su respiración agitada, las contracciones de sus piernas, la delicada sensación de hinchazón de su vulva, de sus pechos, el rubor de sus mejillas, y los gemidos que de vez en cuando acudían a su garganta como las volutas caprichosas de alguna poción exótica y divina. Cada vez se controlaba menos y allí, aquello no podía suceder. Era demasiado fuerte y más de lo que su pudor estaba dispuesto a tolerar. Y finalmente, con un esfuerzo de voluntad sobrehumano que estuvo a punto de costarle una perdida de conciencia, Patricia se levantó y se puso a andar con paso furioso por la avenida en busca de la estación de autobuses para llegar a su casa.

(Continuará…)

Anuncios

13 pensamientos en “Wireless VI

  1. Patricia se ha revelado cómo realmente es, una sucia mujer de semi-orgasmos en la vía pública. ¡Bien! La dama temerosa del refresco de naranja y el croissant ha quedado atrás, sólo fue un espejismo. Saludos, voy por el último capítulo (el séptimo).

    Le gusta a 1 persona

    • Es con el calor del momento y con la digestión del croissant avanzada… Pues a ella se le despertó el gusanillo jeje. Es una mujer muy dinámica que aprende rápida 😉 Que maravillosa lectora. Me tienes encantado. Un beso !

      Me gusta

  2. Pingback: Wireless VI… En el parque. | El Gunto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s